Infarto cerebral

ictus

Estoy probando a escribir después de un mes, nunca se sabe bien por dónde comenzar cuando pasa algo que es inesperado y desconocido, y que tiene un impacto fuerte en la vida.

Me dio un infarto cerebral, así sin más, estaba un poco inmóvil ya que por una fractura me habían puesto una bota de yeso en el pie izquierdo, pero no estaba bien puesta, si no tenía el pie en alto se me amorataban los dedos, pero para los médicos era normal, “si al tenerlo en alto no se te ponen morados los dedos, tenlo en alto y no te muevas las seis semanas”, en fin ningún médico de la seguridad social pondrá en un informe que fuera por la inmovilización, aunque cuando llegué al hospital fuera el primer diagnóstico de más de un médico, pero me estoy adelantando, así me pasa en todos mis pensamientos desde entonces, me cuesta ponerlos en orden.

Estábamos en casa, yo hacía algunos ejercicios, estiramientos y lo poco que permite una bota de yeso, tratando de contrarrestar la inmovilidad, mientras mi esposa me contaba algunas cosas que de repente deje de comprender, algunas palabras simplemente no las encajaba, para cuándo mencionó el nombre de uno de mis hijos, me di cuenta de que había algo extraño, no lo había comprendido, y no supe encajar quién era, entonces me fui a recostar al sofá.

Ella ya tenía todas las alarmas encendidas, y al poco llamó a emergencias, mientras yo cambiando el orden de las palabras e inventando un nuevo idioma trataba de decirle que no hacía falta, que con un poco de descanso se me pasaría, además no quería pasar su cumpleaños en urgencias, y en general no quería más médicos, gracias a dios no me hizo caso, y la ambulancia llegó muy rápido, aunque luego tardaron en asignarme un hospital.

Yo no era muy consciente de lo que me estaba pasando, tampoco mi conocimiento era muy amplio en el tema de los infartos cerebrales, y ahora tampoco lo soy, y no porque no quiera investigar, pero me cansa en demasía leer más de unos 20 minutos, y en general pensar un poco más de las millones de órdenes que de por sí ya da el cerebro al organismo, me he leído un par de artículos científicos como a mi me gusta, y un par de artículos convencionales, y de poca cosa me acuerdo, en general que hace falta mucha investigación, y algunas estadísticas que me ponían los pelos de punta y me acrecentaban el mareo extraño que tengo la mayoría del tiempo desde entonces, y es que un 30% desemboca en la muerte.

He llegado a tener la sensación de que ya se apaga la luz, sentir esa ira contenida al ver que se va de las manos y no poder hacer nada, y ese miedo a dejarlo todo, así sin concluir, sin decir adios, y a lo desconocido, a no saber con certeza lo que sigue, o si no sigue nada, como decimos en México que te visite la huesuda.

Todo hecho en la vida afecta a la psicologicamente, y no es fácil de encajar cuando hay problemas de razonamiento, de memoria, de aprendizaje, de buscar las palabras correctas, no ser mentalmente el mismo, y yo no soy la excepción.

Y como decía en un principio, después de un mes estoy empezando a escribir y a estar un poco mejor, aunque hay algo que pasó en mi mente, que es difícil de explicar, y que será difícil de descubrir sin exámenes cognitivos, que no me han hecho, que hay que tener paciencia dice todo el mundo incluidos los médicos, y darse por satisfecho de haber salido vivo, y en la mayoría de porcentaje asintomático.


No hay comentarios: