¿Por que Ragde?

RAGDE
(incluido en libro "Fantasías y golpes del alma" 1996)

Una noche de septiembre, seca, fría, sola, después de cenar subí a dormir, le di cuerda al reloj, apague la luz, dispuesto a descansar me abalance sobre la cama y me tire las cobijas encima, todo era tranquilidad y goce, el sueño me atrapaba entre sus brazos, cuando de repente se escucho un brusco ruido, que a esas horas de la noche, me puso los pelos de punta, a pesar de hacerme abrir los ojos no le tome tanta importancia, será un gato o un objeto mal acomodado pensé.

Me disponía otra vez a dormir cuando escuche que llamaban a la puerta, sin querer de un solo movimiento ya estaba sentado sobre la cama, seguramente era mi hermano, que querría a esta hora?, me levante y me dirigí hacia la puerta, alcance a observar una sombra por debajo de ella, la abrí y no había nadie, me asome por todas partes, y no había nada, baje las escaleras y abajo todos dormían, ya estando en la cocina, olvide todo y aproveche para tomar una tasa de te caliente.

Subí a mi cuarto como si nada hubiera ocurrido, al entrar a mi cuarto en el momento en que iba a apagar la luz, vi alguien en mi cama, voltié aterrorizado, era una mujer en mi cama, y era tan hermosa que me quito el miedo. Tenia el pelo larguísimo, negro quebrado y brillante, sus ojos eran grandes y negros, profundos, con ese magnetismo que hipnotiza, sus hombros eran delgados y blancos, lo mas sorprendente es que solo tenia puesta su ropa interior, un sostén negro de encaje del que sobresalían unos senos perfectamente formados, en bellísimo cromatismo a su delgada cintura, su musculoso abdomen, un par de incitadores ligueros que sostenían dentro de sus medias las piernas mas bellas, y sus pequeños, frágiles, y delgados pies, a pesar de ser tan hermosa, estaba yo impactado, no sabia que onda y tenia mucho miedo.

-¿Que... Apenas hable ella interrumpió.

-No te preocupes dejame explicarte, pero ven sientate - tomo mi mano como para querer tranquilizarme y continuo- soy hermana de Alberto, tu amigo, te conocí en la fiesta de Simón, y me gustaste, pero la verdad es que tu ni me volteaste a ver, pero no creas que e a es la razón por la que estoy aquí, el rollo es que tuve broncas con mis papas y me corrieron de la casa, Alberto me dijo que tu cuarto estaba en un segundo piso y que me podía brincar, y que no había bronca contigo, y pues además te quiero pedir una disculpa por tomarme la libertad de venir, y por estar casi desnuda, 10 que pasa es que me iba a tapar justo cuando llegaste.

Entonces se tapo medio jalando las cobijas y se sonrojo, mientras un viento de pudor pasaba dentro de sus ojos de cielo, junto a la cama había un par de prendas tiradas supuse que eran de ella, al terminar de taparse hubo un tenso silencio, no sabia que hacer.

-¿Por que te saliste de tu casa?

- Estoy embarazada- dijo Con la mirada baja.

-¿como que estas embarazada? ¿De quien?

-De ti.

-Que, como que de mi, nunca en mi vida te había visto, y mucho menos te he tocado.

-Calmate mi embarazo es psicológico, pero mi mamá se dio cuenta que no me bajaba, y yo no le quise decir por vergüenza, no dije nada por eso se enojo, armo un borlote, se entero mi papa y me corrió, me dijo que me fuera con mi chistesito a otro lado, y que me quería ver casada, como vez?

Lo primero que me vino a la mente fueron mis papás, mis hermanos, y mi amigo, que pensarían si me encuentran con esta chava embarazada, simplemente que diría mi mama cuando en la mañana me despierte y encuentre en mi cama a una chava.

-¿Te imaginas la bronca en la que me metes?, además que es eso del embarazo ¿psico...que?

-osea que estoy embarazada, pero no.

-Si, mira dice el doctor que tengo puro aire, o agua o algo en la panza, pero no tengo un bebe, todo es de la cabeza.

-¿Y como sabes entonces que es mío?

-Por que quiero tener un hijo tuyo.

-¿Pero por que?, ¿Como?, vienes aquí, te encuentro casi desnuda, en mi cama, dices que eres la hermana de Alberto mi mejor amigo, te corrieron de tu casa, luego que estas embarazada, y para colmo que yo soy el papa, y luego que no hay bebe, y yo no se ni como te llamas.

Empezó a carcajearse y se tapo la boca como no queriendo que la escucharan.

-Oye no es para que te rías ponte en mi lugar, es más vamos a hablar con tus papás o con Alberto, si Alberto sabrá que hacer.

A ella le daba mas risa y mientras se revolcaba entre las cobijas yo agarre la ropa que estaba en el suelo y la eche a la cama.

-Vistete.

-No, esperate ven.

-Que.

-Sientate estas hablando como mi papa oye, calmate, no esta pasando nada, el doctor me dijo que mañana me va a dar una pastilla y todo se va a arreglar, además Alberto es mi hermano menor por tres años y a mi no me gusta armar tanto borlote por nada, y para tu información me llamo Ragde.

-Entonces quieres que me quede bien quitado de la pena en la alfombra mientras tu estas en mi cama.

Ella seguía riendo como loca, me levante a encender un cigarro, y me quede por un momento pensando en todo y en nada, estaba a punto de salir.

-A donde vas.

-Con mi mamá para que te quedes con ella.

-No ven, esperate tengo que decirte algo, me estas decepcionando, yo me enamore de ti por que tienes un espíritu de aventura, de hacer lo que tu quieres aunque a los demás no les guste, mirándote como tocas esa guitarra con todo tu corazón, entregando todo a todo aquel que la escuche y ahora veo que piensas como mi papá.

-No, no es eso.

-Entonces.

-Es por Alberto es uno de mis mejores amigos, no lo perdería por nada, mucho menos por su hermana mayor.

-Ay que tiene.

Entonces empezó a besarme con una dulzura con la que nunca nadie me había besado, su beso me hizo olvidar todo, no pensaba en nada, tan solo sentía sus labios húmedos como los puertos, sentía su aliento,entonces escuche que alguien tocaba la puerta.

-Esperame ,voy a abrir.

-Oye, soy tu fantasía.

Yo le sonreí y fui a ver quien tocaba, era Alberto.

-No manches me salvaste la vida, Ragde esta allá arriba vamos para que te la lleves a tu casa.

-¿Ragde, quien es Ragde?

-Pues tu hermana guey.

-Yo no tengo hermanas, cual hermana?

-Como que no tienes hermanas, no manches, entonces quien es, vamos para que la veas.

-Pero yo no tengo hermanas, andas fumando verdad?

llegamos a mi cuarto y no había nadie, la buscamos por toda la casa y no había nada, regresamos a mi cuarto y quite las cobijas, en Una sabana. una gota de sangre y una nota en mi cuaderno que decía:

Te salvaste esta vez no serás papá pero algún día tendré un hijo tuyo en tu imaginación.

Tu fantasía.
Ragde.

No hay comentarios: